RESOCIALIZAR, INTEGRAR, INSERTAR

Jornadas Aniversario Cuidar-Cuidando- Diciembre 1997

A casi 7 años se hace imprescindible generar algunas precisiones en torno a los objetivos de Cuidar- Cuidando.
Desde el comienzo lo planteé como un Programa, dispositivo de resocialización (1). En esto coincido con A. Stolkiner (2) y E. Galende (3).
Pero se hace preciso diferenciar los términos y el uso que hacemos de los mismos en el libro y en nuestra práctica cotidiana.

1-Socialización:

Entiendo por socialización al proceso de constitución subjetiva (del que podría ser sinónimo) que transforma una cría humana en un ser hablante y deseante (en el mejor de los casos).
Pasaje de la condición genérica de cría humana a la singularidad irrepetible de cada quien. Y de la biología al cuerpo erógeno. Porque al hablar de socialización nos estamos refiriendo a las maneras en que las primeras marcas de la cultura se imprimen e inscriben sobre ese territorio extraordinariamente fértil que es un recién nacido. Esas marcas simbolizantes (el nombre por ejemplo), de cuidado, de erogenización son las que fundan las posibilidades de surgimiento de un psiquismo humano. Son los otros, seres de trato y significancia, quienes intermedian este proceso. (4)
Ellos van posibilitando que el nuevo se apropie de ese legado cultural que lo ubicará como un integrante de esa sociedad y esa cultura.
Es decir, que al ofrecer, sumergir, al niño en un baño de cultura, se le imponen -no es un proceso sin violencia- condiciones de pertenencia pero también de posibilidad.
Y las coordenadas de tiempo y espacio para ese anclaje, nidaje originario.
Es por eso que hablamos de un sujeto. Porque en el inicio es sujetado. Esa sujección es una forma de apropiación por la cultura del recien llegado que podrá paralelamente apropiarse de la circunstancia que le toca vivir.
Entonces socialización es la apropiación que simboliza e inviste libidinalmente al nuevo integrando cuerpo y psiquis, e integrándolo con los otros. Y provee un marco para su existencia. Y de los elementos para hacerla propia.
Por eso planteo que la socialización está en la base y posibilita la integración que es su efecto.

2-Re-socialización:

Si hablamos de re-socialización, es porque establezco una relación entre ese proceso al que aludí antes y lo que se despliega en el Zoo. Porque creo que los términos inserción o integración no alcanzan a describir lo que ocurre en nuestra experiencia.
El “re-“ implica una segunda vuelta para ese proceso de la socialización. Segunda vuelta porque no es un retorno. Es pasaje espiralado por las inmediaciones reavivadas -en el Zoo- de lo orignario. Pero no es vuelta al origen. Porque eso es imposible y eventualmente aproximable sólo en condiciones de regresión en un espacio psicoanalítico. De allí que la crítica que nos realiza C. Tabbía en el excelente comentario (5) de la presentación del libro en Barcelona no alcanza al término re-socialización tal como lo estamos planteando. Es una justa crítica al término entendido como regresión-retorno al origen. Y esa crítica la compartimos. Pero no es ése el significado que le adjudicamos en nuestra experiencia.
Digo en el libro que se trataba de ”encontrar nuevas maneras y nuevos espacios para facilitar un proceso que ocurre a destiempo.” (4)
“Plantearnos la re-socialización nos confronta con la necesidad de posibilitar una especie de segunda vuelta ante las limitaciones o fracasos de la primera. Lo que nos suele confrontar con seres “desangelados” . Como si el material hubiera fraguado para recibir nuevas marcas y ecos.”(4)
Esa segunda vuelta encuentra en el Zoo un escenario posibilitador de enormes movimentos. En lo simbólico, abre a resignificaciones. Permite resituar lo imaginario sobre nuevos soportes Y ubicar lo real inconciente en otro lugar donde puede ser alcanzado por la imagen o la palabra.
Es decir que favorece, estimula un trabajo. En el Zoo no sólo se trabaja en los recintos de los animales. Se trabaja el propio recinto mental. Se lo modifica, enriquece, ambienta, amplía.
Esa praxis sobre animales, mediada por otros, cuidadores, permite una re-apropiación de espacios psíquicos. Permite avanzar con atisbos de dominio sobre lo inagotable. Entonces transforma.
La resocialización transforma al que entonces estará en mejores condiciones de integrarse. Y continuar las transformaciones que la integración promueve. Se trata de dos procesos integrados (No podría ser de otra manera).
• Cuando hablamos de re-socialización nos referimos a la reapropiación de lo que hasta entonces era vivido como ajeno y extraño. Al trabajo interior, intrasubjetivo, de cada participante. Trabajo de reconocimiento de lo propio tan bellamente descripto por Galeano y que trasladé al Zoo. En él, los animales dirían a los jóvenes aprendices: “detrás de las rejas estamos ustedes.” (5)
• Cuando hablamos de integración nos estamos refiriendo a un proceso que ocurre entre el niño o joven y los otros. Esa integración es un fenómeno intersubjetivo favorecido por el trabajo intrasubjetivo de reapropiación que llamamos re-socialización.

3-Inserción-Integración:

”Resocializar, es decir, devolver al individuo “lo social”, del que fue expropiado por la institución manicomial, tanto o más que por l os efectos propios de su enfermedad se orientaba hasta no hace mucho por la idea de reinserción social”….”Esta consiste en encontrarle un lugar en la familia, o con frecuencia buscarle una familia, un domicilio, una ocupación…” dice E.Galende en nuestro libro
• La resocialización favorece el retorno de lo expropiado..
Y retomando la genial frase (mía) -”Resocializar no es domesticar”- aclara:”Lo doméstico no alcanza, es más, como criterio para la desinstitucionalización puede brindar una coartada que la impida: la de un nuevo “hogar disciplinado” La integración requiere de lo público para romper justamente el circuitpo de la diferenciación-segregación”. (6)
No sirve “que haga algún trabajito en casa”
Castell plantea una diferencia importante entre estas nociones.
Dice : “Integración -inserción forman dos conjuntos diferenciados y al mismo tiempo, desde una pespectiva histórica ambas nociones se suceden en el tiempo”. …”a partir del momento en que se empieza a hablar insistentemente de inserción no estamos ya en una política de integración.”…”Lo que marca el paso de la integración a la inserción, según me parece, es que esta integración deja de estar asegurada, e incluso quizás esperada, principalmente en función de una problemática del trabajo. Es entonces cuando se busca un tipo de inscripción en las sociedad mas aleatorio y mas frágil, al que se da el nombre de inserción.” (7)
Continúa Galende: ”La “reinserción social” no logra habitualmente despojar al ex internado de su condición de diferente…”(7)
La integración social supone la posibilidad de “disolver los rasgos de identidad dados por la institución para posibilitar al individuo una participación plena en los intercambios sociales y simbólicos” (7)
• La integración social podemos pensarla como una participación plena de los individuos en los derechos ciudadanos, en los intercambios sociales y simbólicos , en los desempeños en la vida pública.
Lo que atenta contra esa plena ciudadanización, y con su correlato en los niños y jóvenes por el lado del ejercicio pleno de derechos, escapa a nuestra capacidad de intervención desde el campo de las prácticas en Salud Mental. Pero se nos imponen sus efectos.
• La integración no puede consistir en otra cosa que en la recuperación-reapropiación de lo expropiado- de los derechos del ciudadano, entre ellos y principalmente, los de reconocimiento por los otros como su semejante.
En los niños y jóvenes la expropiación opera sobre la accesibilidad a esos derechos.
La reinserción, no se vincula a políticas de integración (que requerirían devolver derechos y garantías ciudadanas, atender a las necesidades de empleo, retribución adecuada, vivienda, educación etc) sino de intentos de mantener grados de inserción social que atenúen los riesgos sociales y los de su presencia.

4-Exclusión social y desciudadanización:

• Lo primero a señalar es que. la exclusión social no es sólo un existente sino un proceso continuo sobre el que es posible incidir.
Lo segundo es que ese proceso se ha complejizado y ya los involucrados en formas de exclusión no son sólo los antiguos marginales . Un país que se enorgullecía de generar pleno empleo y combatir el analfabetismo, es actualmente generador de nuevos exvcluídos sociales. Ellos conforman un conjunto heterogéneo que no puede organizarse para resistir.
Los gradientes de exclusión alcanzan a importantes sectores de las capas medias. Se trata de gente incluída, pero recortada en sus derechos y su acceso a los intercambios sociales y simbólicos. Y si bien su presencia no es novedad desde hace mucho, lo que asombra es la velocidad de su incremento.
• La inserción social puede definirse enonces como una forma precarizada y frágil de integración.

Bibliografía:

1-J.Vasen H.Massei. El Zoo-lógico espacio de resocialización D.Clínicos N° 4
2-A.Stolkiner. Del Invento a la Herramienta Cap.1, p.13
3-E. Galende Del invento a la herrramienta Cap 4 p. 32
4-J.Vasen Del invento a la herramienta Cap 11 p.118
5-J Vasen Del invento a la herramienta Cap 11 p.123
6-E.Galende Del invento a la herramienta Cap. 4 p.42
6-R.Castell La crisis del trabajo y el fin de la integración obrera. El Rodaballo N°3

Fuente de la imagen: Flickr