Desafíos En la Infancia

Exposición en el Senado de la Nación Argentina como parte de las consultas previas a la proclamación de una ley sobre “autismo”.

Argumentos a los que tu firma apoyaría:

1-Es verdad que en los últimos años nos encontramos en la clínica psiquiátrica, psicológica, psicopedagógica, pediátrica y neurológica y también en las escuelas con un numero creciente de chicos con dificultades graves. Las mismas responden a múltiples determinaciones: Las políticas que destruyeron el empleo y socavaron la solidaridad social produjeron efectos desarticuladores sobre las familias, efectos no amortiguados suficientemente de marginación y exclusión social, bombardeo mediático que aturde descargado sobre los niños cada vez mas pensados como clientes o consumidores, deslocalizacion de familias por migraciones internas y procesos de transculturación inter provincias y de paises limitrofes que generan dificultades adicionales para chicos desfavorecidos. Efectos que no pueden sacarse de contexto y remitir a alguna forma imaginaria de mutación genética incomprobada.

2-Ese aumento no necesariamente es de chicos que pueden encuadrarse como autistas. Si asi ocurre es porque la modalidad clasificatoria que incorporo la noción de “espectro autista” ha hecho mucho mas laxa la inclusión de chicos bajo ese diagnóstico. Justamente La noción de “espectro” esta siendo muy discutida porque genera este tipo de excesos clasificatorios, En el DSM IV existia la categoria “TGD NO especificado” que resultó ser la más utilizada y en ella encontramos chicos con problemáticas de desorganización mas cercana a las psicosis infantiles, o a cuadros fronterizos de la infancia. El TEA termina siendo una bolsa de gatos.

3-Una influencia muy grande en esta manera de clasificación a la ligera es la consideración del autismo como un trastorno del desarrollo , neurocomportamental, una entidad bio-genética. Y si bien hay rasgos presentes en los chicos que padecen formas graves de autismo que suponen un compromiso orgánico indudable (convulsiones, dificultades en la marcha y el apoyo por ejemplo) no se puede concluir que el autismo deba esto n o debería hacernos olvidar que no se trata solamente de un desarrollo fragilizado sino de algo que creemos deberia ser considerado como un trastorno grave en los procesos de subjetivación.
Esto es las formas en que un recien llegado al mundo se apropia de lo que este tiene para ofrecerle (el lenguaje por ejemplo) y es a la vez apropiado amorosamente por su familia. Es clave considerar la humanizacion de un niño como un proceso de apropiación y no solamente de expresión de su potencialidad genética. El lenguaje humano no esta en los genes. Los bebes humanos nacen programados para ser reprogramados., Esa es su potencialidad maravillosa y su fragilidad consecuente.

4-Ante esto realizar a todos los niños un examen pediátrico psicologico y social a los 18 meses podría ser una medida extraordinaria pues un equipo interdisciplinario podria detectar y abordar tempranamente problemas diversos y mitigarlos en sus efectos con intervenciones oportunas. Algo muy diferente de estandarizar un protocolo de entrevista a través de cuestionarios con fines determinados que, cual profecía autocumplida terminará por sobrediagnosticar por un aumento indebido de falsos positivos..
El riesgo patente es incluir dentro de la laxa categoría de TEA O TGD A MUCHOS CHICOS CON DIFICULTADES GRAVES PERO NO NECESARIAMENTE AUTISTAS (COMO DE HECHO OCURRE ACTUALMENTE)

5-Legislar formas de proteccion debería tener en cuenta estos elementos Si no con una legislación que centre su enfoque en patologías podemos necesitar en breve realizar una ley para cada categoria problematica que el DSM u otras clasificaciones psiquiatricas propongan. Asi a la parcela del TGD deberiamos agregar el del ADD el del TOC el de los trastornos Oposicionistas, el de lo bipolares , las anorexias y asi tendriamos una actividad legislativa parcelar de nunca acabar y que falla en lo más importante que se propone: proteger democráticamente a todos por su condición de niños evitando la gfragmentación de la infancia en categorias nosologicas avaladas legalmente . Es lo que hace la AUH, las leyes de Protección Integral de la infancia y la Ley de Salud Mental recientemente reglamentada contra las que este estilo de Ley del Autismo se da de patadas conceptualmente.

6- Asociarse al parcelamiento clientelista y etiquetador de la infancia no es protegerla. Se trata de niños, futuros ciudadanos. No de usuarios diferenciados de servicios de salud. Las leyes por patologías generan y acentúan diferencias en lugar de armar paraguas legales protectores e inclusivos para todos. Que es más difícil. Pero más ético y más humano.

Gracias

Fuente de la imagen: Flickr